Programa de Yoga Sensible al Trauma para Sobrevivientes

“El cuerpo es el lugar donde reside el trauma, pero también la sede de su recuperación.”

Porque el cuerpo recuerda y en él reside y se expresa nuestra historia, es fundamental incluir la corporalidad en los procesos de sanación.

El TC-TSY (Yoga sensible al Trauma) es un abordaje que toma en cuenta esta mirada, siendo una intervención complementaria muy efectiva en la recuperación del trauma.

¿Qué es el Yoga Sensible al Trauma?

El YST es un abordaje somático que ofrece una forma segura para que las personas experimenten con su cuerpo. A través de la respiración y el movimiento se intenciona conectar con el cuerpo en el momento presente. El YST se basa en las neurociencias, la teoría del apego y la teoría del trauma, utilizando las formas físicas del Hatha Yoga con el objetivo de contactar con el sentir más que con la perfección de dichas formas. Por lo tanto, el YST intenciona una práctica desde el interior hacia el exterior.

¿Qué podemos lograr con el YST?

Por medio del YST podemos prestar atención a las sensaciones presentes, honrar las opciones, fortalecer nuestra capacidad de elegir en base a dichas sensaciones y recuperar el poder personal y el control a través de movimientos conscientes. Todo esto para luego llevarlo más allá de la colchoneta, a nuestras propias vidas. ¿Cómo?

  • Desarrollando estrategias de autocuidado y de autorregulación, mecanismos de afrontamiento positivos, así como recursos corporales para manejar los desencadenantes del trauma.
  • Disminuyendo los síntomas del trastorno de estrés postraumático.
  • Fomentando la presencia corporal, la capacidad de elegir y de establecer límites.
  • Potenciando el bienestar y relajación.
  • Aumentando la sensación de seguridad y fuerza.
  • Incrementando la capacidad de conexión: con unx mismx, con otrxs y el entorno.

En qué consiste el Programa?

El Programa “Haciendo del Cuerpo un lugar seguro” es una invitación dirigida a sobrevivientes de violencia sexual a iniciar un camino para sanar las memorias corporales dolorosas desde este abordaje no verbal (YST), conectando con sus recursos somáticos y su capacidad de autoregulación.

Es un programa grupal online de 8 semanas de duración. Cada semana nos encontraremos durante 2 horas y media, y abordaremos un tema específico cada sesión, donde habrá una parte práctica y otro momento para compartir y reflexionar.

Los temas a abordar cada semana serán los siguientes:

Semana 1: Intención.

Semana 2: Seguridad.

Semana 3: Presencia.

Semana 4: Límites y Autocuidado.

Semana 5: Fuerza.

Semana 6: Autoaceptación y Amor Propio.

Semana 7: Placer.

Semana 8: Confianza.

Informaciones Relevantes:

Fechas de Encuentros: Días Miércoles de 19:00 a 21:30 hrs. de Agosto y Septiembre 2024.

Valor: $ 240.000 pesos chilenos. O $270 dólares.

Plataforma: Zoom + Plataforma Teachable para Ejercicios Optativos entre sesiones.

Materiales que necesitarás: Colchoneta o esterilla de yoga. Cojín o Bolster. Frazada.

Dirigido a: Sobrevivientes de Violencia Sexual. No se requiere experiencia previa en yoga.

Facilitadora: Nicole Baumgartner, psicóloga certificada en el modelo TC-TSY (Yoga Sensible al Trauma), USA.

* BONUS INCLUIDO EN EL PROGRAMA:

“CAJA MI LUGAR SEGURO”

El Programa incluye esta hermosa CAJITA, hecha con mucho AMOR, que te servirá como excelente complemento durante y entre las sesiones, así como una vez finalizado el taller: ¡Para la vida! Será una aliada en este camino de hacer tu cuerpo un lugar seguro.

Esta cajita incluye:

  • Un Folleto explicativo que te guiará en cómo utilizar los elementos que hay en la caja.
  • Una Libreta en blanco junto con un Lápiz para registrar tu experiencia.
  • 5 Láminas con distintas secuencias de posturas.
  • Láminas con Afirmaciones (mantras).
  • Un Japa Mala: que es una sarta de 108 cuentas esféricas.
  • Una Vela.
  • Un Roll On de Aromaterapia, con aceites esenciales especialmente escogidos .
  • Un Antifaz terapéutico, con aroma a Lavanda.

Si tienes dudas o consultas, escríbeme:

nicole@sexualidadconsentida.com

TESTIMONIOS

“Este taller me brindó un espacio seguro, contenido y amoroso, lo cual fue vital para encontrarme con mi cuerpo con respeto, me ayudó a identificar cual es mi velocidad y aceptarla, pude encontrarme con aquello que no me gustaba de mí con compasión y aprender de ello. Siento que este taller me dio el espacio necesario para comenzar a tratarme y mirarme día a día de una manera sana, sin tanta autoexigencia. Muy agradecida de este bello taller”.


“Creo que la cuerpa para quienes tenemos heridas sexuales, siempre es un territorio desconocido y hasta peligroso. Para mí, conectar con mi cuerpa, era también conectar con mis dolores, mis experiencias traumáticas, y con todo eso que a veces ni siquiera somos capaces de verbalizar, porque a veces, no tenemos la narrativa, pero sí las sensaciones, sí ciertas alertas corporales que nos dicen que algo pasó, una experiencia se vivió. Este taller me permitió poder darle un espacio de expresión a mi cuerpa, darle una voz, para así yo iniciar una conexión distinta con ella, me permitió, desde el amor, ir explorándola, (re)conociéndola e ir escuchando toda la información que tenía… Pero no sólo para conocerla/ identificarla, sino para hacerla mía y darle un sentido en mi vida. También me entregó muchas herramientas que me han permitido ir procesando toda la nueva información que tengo, pues aunque ya finalizó, sigo acuerpando todo lo vivido”.


“Creo que es un taller muy completo, me siento muy feliz de haber tomado el valor para hacerlo, pues para mirar tus heridas se requiere valor! pero también mucho amor y respeto hacia ti misma y tus procesos, y eso te entrega este taller, te devuelve la capacidad y el poder de que tú elijas, de que tú seas tu guía… pero sobre todo te da el empuje para que vuelvas a apropiarte de tu cuerpa, para que la vuelvas a habitar y sentir, y creo que eso ya lo es todo! Muchas gracias!!!!!”


“Durante algunos años la palabra equilibrio y paz han sido casi conceptos utópicos (si lo relaciono a sensaciones corporales y emocionales). Con este taller me vi enfrentada a mi proceso desde una mirada mucho más amable e inspiradora. Me dio la fuerza suficiente para continuar con fé en la búsqueda de mi conexión, ya que el cuerpo se manifestaba sesión a sesión coherentemente con los tópicos a practicar, e incluso me preparó para enfrentar de buena manera cosas que aún no me habían tocado vivir en mi proceso. Un espacio de mucho amor, hacia nosotras como individuas, hacia quienes nos acompañamos en el mismo espacio respetando los procesos de todas y hacia quien nos guía, confiando en su intención semana a semana y en su entrega. La Paz y el equilibrio hoy en día son conceptos menos utópicos, porque en varias instancias del taller logré conectar con ellos y fuera de este también, pues utilizo las herramientas entregadas no solo en momentos no muy positivos, sino que para conectar con estos tópicos en mi día a día”.